Blog

5 médicos escritores que no debes perderte

Que los médicos sean conocidos por su mala caligrafía no implica que no escriban bien. De hecho, la lista de escritores célebres que también fueron médicos es larga. Algunos ejemplos son Arthur Conan Doyle, Sigmund Freud o Anton Chéjov, y los españoles Gregorio Marañón o Pedro Laín Entralgo.

A continuación, te mostraremos nuestra selección particular de médicos escritores.

Pío Baroja: el árbol era de la ciencia (y con razón)

Pío Baroja (1872-1956) nació en San Sebastián. Debido al trabajo de su padre —ingeniero de minas a servicio del estado— pasó su infancia de traslado en traslado para acabar afincándose en Madrid. Allí decidió estudiar Medicina, pero ya durante la carrera se dio cuenta de que carecía de vocación. Cuando era estudiante, solía frecuentar tertulias de cafés y fue entonces cuando nació su amor por las letras. Después de un año ejerciendo como médico rural, decidió trabajar en una panadería que su familia heredó y dedicar su tiempo libre a la escritura.

Baroja dejó un gran legado literario, sobre todo de género narrativo. Algunos ejemplos son:

  • La busca (1904)
  • Zalacaín el aventurero (1908)
  • El árbol de la ciencia (1911)
  • La leyenda de Juan de Alzate (1922)
  • Desde la última vuelta del camino (1944)

Luis Martín-Santos: carrera literaria prometedora pero truncada

Luis Martín-Santos (1924-1964) fue un escritor y psiquiatra español. Se licenció en Medicina en Salamanca en 1946 y posteriormente cursó el doctorado en colaboración con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). En 1951 fue nombrado director del Sanatorio Psiquiátrico Provincial de Guipúzcoa.

Aparte de su gran producción científica, escribió poesía y relatos. Sin embargo, el éxito le llegaría con su primera novela, «Tiempo de silencio» (1961). Esta obra se considera una de las mejores novelas españolas del siglo XX y tiene claras influencias, precisamente, de Pío Baroja. El libro trata de un joven médico que malvive como investigador científico.

Martín-Santos murió de forma prematura a los 39 años por un accidente de tráfico. Dejó una segunda novela inacabada que se editaría y publicaría a posteriori: «Tiempo de destrucción».

Oliver Sacks: uno de los neurólogos más conocidos del mundo

Oliver Sacks (1933-2015) fue un escritor, neurólogo y divulgador científico británico. Se graduó en Medicina en 1958 por la Universidad de Oxford y se especializó en Neurología en EE. UU., donde posteriormente trabajaría como profesor en varias universidades del país.

En 1969, Sacks comenzó a administrar levodopa —por entonces en fase experimental— a pacientes que sobrevivieron a la epidemia de encefalitis letárgica que tuvo lugar entre 1917 y 1928. Aunque los resultados iniciales fueron extraordinarios, la levodopa fue perdiendo efecto y los pacientes volvieron a su estado inicial. Sacks reflejó esta experiencia en su novela «Despertares» (1973), de la que incluso se hizo una película en la que el actor Robin Williams interpretó a un personaje basado en el propio Oliver Sacks.

Otras obras conocidas de este autor son:

  • El hombre que confundió a su mujer con un sombrero (1985)
  • Un antropólogo en Marte (1995)
  • Diario de Oaxaca (2002)
  • Alucinaciones (2012)
  • En movimiento (2015)

Michael Crichton: no todo iba de dinosaurios

Michael Crichton (1942-2008) fue un escritor estadounidense cuya producción literaria consistió principalmente en novelas de misterio de temática científica. En sus primeros libros utilizó el pseudónimo «John Lange», ya que, como su intención era convertirse en médico, no quería que sus futuros pacientes se preocuparan de que pudieran aparecer en sus tramas. Sin embargo, aunque Crichton se graduó en Medicina por la Universidad de Harvard en 1969, nunca llegó a ejercerla.

Graduado también en antropología y etnología, si algo caracterizó a Crichton fue su gran precisión científica y documental, incluso en las novelas de ficción. Uno de los temas recurrentes en sus libros son las consecuencias del progreso científico descontrolado, como es el caso de su archiconocida novela «Parque jurásico» (1990). También fue el creador de la serie de televisión «Urgencias» (1994-2009).

Así que, si te gustan los escritores de best sellers, te recomendamos algunas de sus obras más conocidas:

  • La amenaza de Andrómeda (1969)
  • El hombre terminal (1972)
  • Congo (1980)
  • Esfera (1987)
  • Rescate en el tiempo (1999)

Nawal El Saadawi: también hay médicas escritoras

Nawal El Saadawi (1931-2021) fue una escritora y psiquiatra egipcia que falleció recientemente. Destacó por su defensa de los derechos y la emancipación de las mujeres del mundo árabe, lo cual la llevó al despido de su trabajo en el Ministerio de Sanidad egipcio, a la cárcel y al exilio. Se licenció en Medicina en 1955 en El Cairo y se especializó en Psiquiatría, aunque dedicó varios años a trabajar como médico rural, lo que le permitió vivir de primera mano las dificultades a las que se enfrentaban las mujeres de ese entorno. Ya exiliada a los EE. UU., se graduó en Salud Pública en 1966.

Ha ganado numerosos premios a nivel internacional, algunos en nuestro país: Premio Isabel Ferrer en 2002 (Comunidad Valenciana), Premio Internacional de Cataluña en 2003 y el Premio Optimistas Comprometidos en 2016 (Comunidad de Madrid).

Es autora de más de 50 libros traducidos a más de 30 idiomas, entre los que destacan:

  • Memorias de una joven doctora (1958)
  • Mujer en punto cero (1973)
  • La caída del Imán (1987)
  • Memorias desde la cárcel de mujeres (1995)
  • La mujer que buscaba (1998)

Pero hay más…

¡Y tanto que hay más escritores médicos! De hecho, existen numerosas asociaciones de médicos escritores en el mundo, y nuestro país no iba a ser menos. En el año 1963 se creó la Asociación Española de Médicos Escritores y Artistas (ASEMEYA) con el objetivo de apoyar y fomentar las actividades literarias o artísticas de los médicos de nuestro país y facilitar las colaboraciones con otras instituciones culturales o médicas, nacionales y extranjeras, de características afines.

Ya tienes una lista de escritores médicos para todos los gustos. ¡Feliz lectura!

Referencias